Cómo saber si una tienda en Internet es fraudulenta

Comprar vía Internet casi siempre resulta en una experiencia no solamente más económica que en el comercio físico. También se trata de un ejercicio mucho más cómodo que nos permite realizar fácilmente comparaciones no solamente de precios sino también de productos similares. Por lo tanto siempre va a resultar más conveniente realizar nuestras compras en muchos rubros, vía Internet. No sucede así con rubros como el calzado o vestuario, cuando conviene más ir a probarse las prendas antes de pagar por ellas para ver que la talla corresponda y que el vestuario o calzado nos quede “bien”.

Sin embargo siempre está el peligro de tiendas que son fraudulentas. Las que entregan algunas veces y otras no, o hacen llegar menos mercadería de la pagada, o dicen haber enviado algo y no lo han hecho o simplemente ofrecen productos que jamás han tenido porque todo ahí es un fraude muy bien montado para engañar a los compradores más confiados.

Ninguno de nosotros quiere ver desaparecer nuestro escaso dinero pagándolo por Internet para luego no saber más ni de lo comprado ni del vendedor ¿verdad? La idea es que nos fijemos en algunos tips para evitar correr riesgos innecesarios a la hora de comprar en línea.

Vamos a las recomendaciones:

Revisa los datos de la empresa

Una empresa seria siempre mostrará en el pie de página un enlace con la información legal que la ampara. Esto es, no debería costarte encontrar el nombre legal de la empresa, su número de identificación tributaria, la dirección exacta y comprobable (usa maps de Google para comprobar) y el número de teléfono junto al horario de atención comercial. Si no puedes encontrar esa información, es motivo suficiente para que abandones lo antes posible esa página.

Revisa el dominio

Las empresas fraudulentas duran poco en línea, esto por las denuncias y comentarios en los foros. Entonces, es de pura lógica que si una empresa en línea tiene un dominio nuevo, es porque la empresa es nueva o es fraudulenta y ha sido creada hace poco para timar. No todas los dominios nuevos corresponden a engaños, por supuesto. Lo que deberías hacer antes de saber si confiar o no en una empresa con un dominio nuevo, es verificar todos los demás consejos entregados, comunicarte con la empresa haciendo consultas para comprobar el lenguaje comercial utilizado, acceso a la información que buscas, etc. Si esas respuestas no existen o te causan dudas, es mejor seguir con la siguiente.

Otros datos que debes observar en el Whois del dominio es quién es el propietario, si aparece un correo electrónico gratuito o uno corporativo, si posee número telefónico, cuál es su dirección, incluyendo coincidencia de ciudad y país con los que indica la tienda en línea.

Puedes revisar el whois de todos los dominios desde aquí.

Usa tus Redes Sociales

Las empresas serias que realmente trabajan bien, comprenden la importancia de la interacción con sus clientes y potenciales compradores. Para ello hoy existe una excelente herramienta: las redes sociales. Principalmente Twitter y Facebook se han convertido en preciosas herramientas para conocer cómo interactúan estas tiendas con los usuarios, la cantidad de respuestas y cuánto tardan, además de la calidad de las mismas, junto a los comentarios acerca de la tienda y sus productos, te darán una idea de qué tan serio es ese negocio y si te conviene o no comprar ahí.

Compara los precios

Todos nos sentimos tentados a pagar el menor valor posible por un bien o servicio, sobre todo si se trata del mismo pero con diferentes precios de diferentes proveedores o vendedores. Los negocios fraudulentos saben de esta “debilidad” que presentamos los consumidores y muchas veces apuestan por ella para conseguir que les enviemos dinero por nada o por un producto significativamente inferior en calidad.

No confíes jamás en una tienda que ofrece lo mismo, pero a la mitad de precio. Todo bien o servicio tiene un costo asociado, y si en la mayor parte de las tiendas se ofrece en 100, no deberías creer que alguien puede entregarlo por 50 ¿verdad? La mayor parte de las veces esa estrategia de precios corresponde a tiendas que desean “vender” rápidamente muchas unidades de algo que no van a entregar, hasta que sean detectadas.

Verifica la URL

Muchos sitios fraudulentos se encuentran en servidores que ya han tenido problemas. Muchos de ellos tienen virus o software malicioso, considera que una tienda en línea está dirigida por criminales y pueden querer hacerte más daño que sólo quedarse con tu billetera.

Revisa la seguridad de la tienda con herramientas gratuitas como las ofrecidas por URL VOID, te dirá si el sitio está libre de virus y software malintencionado y además te proveerá de información extra acerca de dónde está hospedado, quién es el proveedor, etc.

Consulta por las formas de pago disponibles

Mientras más formas de pago disponga la tienda que estás visitando, mayor seguridad debería proporcionarte. La mejor forma de pago para ir a la segura siempre será el efectivo al momento de recibir el producto, pero esto se da en muy pocos casos y para los bienes virtuales es imposible. Por ello mi recomendación es pagar por medio de tarjeta de crédito para qu puedas reversar dicho pago si corresponde a un fraude o existe incumplimiento por parte de la tienda. Sin embargo en algunas ocasiones y dependiendo de qué tan bien armado haya sido el timo, podría suceder que tampoco te sea posible reversar el dinero. Probablemente una de las formas de pago más seguras (no por ello infalible) sea Paypal, que permite colocar una disputa para recuperar el dinero y Paypal “lo congelará” de la cuenta del vendedor hasta que se soluciones… si aún tiene fondos en dicha cuenta.

¿Qué otros procedimientos recomiendas para evitar ser estafado en Internet?

Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Sebastián Cristi A. on BloggerSebastián Cristi A. on FacebookSebastián Cristi A. on LinkedinSebastián Cristi A. on Twitter
Sebastián Cristi A.
Desde 1997 dedicado a las redes, el aprendizaje y los negocios en Internet. Me autodenomino un obrero digital, trabajando, leyendo, escarbando y aprendiendo cada día... Amante cercano de la música, teclados, guitarra y -contra toda mi familia- de las motos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*